Golpes anacrónicos

El anuncio del Presidente depuesto de Honduras Manuel Zelaya de su vuelta este jueves a sus funciones como Jefe del Gobierno, ha llevado consigo la respuesta de su “sucesor” en el cargo, Roberto Micheletti, que se ha encargado de señalar que será encarcelado nada más ponga pie en suelo hondureño.
Zelaya está acusado por la justicia hondureña de 18 delitos, entre los cuales se encuentran abuso de autoridad y traición a la patria debido a la convocatoria del referendum con el que pretendía dar un primer paso para modificar la Constitución y poder permitir la reelección de un presidente.
Llámenme raro pero estoy a favor de los referendum. Desde Honduras pueden pensar que claro, desde España es muy fácil opinar de lo que sucede allá afuera. Pueden tener razón, aunque no lo creo así. Aquí en la Comunidad Autónoma del País Vasco nuestro presidente convocó para el pasado otoño un referendum para tratar el tema de la independencia y, aunque yo estuviese en desacuerdo con la separación de España, creo que la democracia debe funcionar bajo cualquier circunstancia, no sólo cada 4 años en las elecciones al parlamento.
¿De qué hay miedo en Honduras?,¿de que gane lo que diga la mayoría? En eso se basa la democracia. Además los golpes de estado quedaron atrás en el oscuro pasado latinoamericano, y deberían permanecer solo en la memoria para no volver a cometer los mismos errores.
Huele a ansias de poder en Honduras, y no precisamente por parte del PRESIDENTE Zelaya.

30-junio-2009blog

Share

Anuncios

God bless America

¿¡Qué sería de nosotros sin los todopoderosos Estados Unidos de América!? Dios bendiga a esta magnífica nación que salva al mundo de las injusticias y universaliza la democracia.
Ahora en serio. Irak está patas arriba y Afganistán no es para menos. El presidente afgano Hamid Karzai, tan aplaudido por el “graciasalcielo” ex-presidente W. Bush, acaba de aprobar una ley terrorífica. Se legaliza la violación dentro del matrimonio y prohibe a las mujeres salir de sus casas sin permiso de sus maridos. No pueden acudir al trabajo o al hospital si su marido no les da su consentimiento. Según palabras de la senadora Humaira Namati, la ley está peor que con los talibanes en el poder. Por lo visto Karzai aceleró los trámites para aprobar esta ley e impidió que se discutiese en el parlamento.
A esto se le llama universalizar la democracia.

2585034_b588a29a78_m

Share